Bienvenido a casa: el primer mes de tu bebé paso a paso

plastimyr - primer mes del bebé

La llegada a casa del bebé es un momento sagrado para la familia y decisivo para el bebé. Acaba de empezar su andadura en la vida y hay muchas cosas básicas que nos conviene recordar cuando tenemos una vida recién nacida entre nuestras manos. Todas las funciones básicas vitales son un reto para el pequeño y conllevan un esfuerzo en su organismo del que normalmente no llegamos a ser conscientes hasta que lo tenemos entre nuestros brazos. Crear una rutina le ayudará a mantener un sueño (esencial para su correcto desarrollo cognitivo), que también irá asociado a sus procesos digestivos. Cuestiones tales como defecar, toser, estornudar, etc. suponen un esfuerzo para el bebé durante sus primeras experiencias. Establecer unas rutinas desde el primer momento a través de la comida, la higiene y el sueño, le ayudará a normalizar y establecer un ritmo en todos sus procesos vitales. Ha comenzado la aventura de ser madre, durante este primer mes las revisiones con el pediatra son fundamentales, ya que él garantizará el bienestar del mismo y calmará las infinitas dudas y temores que surgen en este periodo por muy preparado que se sienta uno mismo.

En el primer mes el bebé experimenta cambios físicos y sensoriales decisivos:

Sus sentidos todavía no están desarrollados, literalmente no distingue una cara de otra a medio metro de distancia. Claro que el olor de la madre siempre es algo que identifican desde el principio. Pero no te asustes si ves su mirada perdida cuando te diriges a él. Todavía no puede distinguir claramente lo que ve y mucho menos procesarlo debidamente. Aún así el bebé tendrá ciertos reflejos naturales o impulsos como sujetar algo con las manitas o agarrase. El afecto y la protección son primordiales para el bebé, al igual que los estímulos con juguetes, luces y sonidos. Muy pronto verás como sonríe al escucharte hablarle con cariño. En ese momento muchos miedos se disiparán y poco a poco irás elaborando una comunicación íntima con él.

La lactancia y el sueño son primordiales y son las dos cosas que regularán su vida durante el primer mes exclusivamente. Los pediatras siempre recomiendan la materna y es algo que desde aquí también aconsejamos, pero los tiempos están cambiando y hay muchas madres que ya sea por salud, bienestar o cualquier otra cuestión, prefieren llevarlo a cabo de formas no tradicionales. En cuanto a su respiración, es normal que sus ritmos respiratorios no sean totalmente estables y regulares durante el sueño, no te asustes. Todavía tiene que crear sus propios ritmos vitales. Pero si tú consideras lo oportuno, no lo dudes y acude al médico para valorar cualquier posible afección.

El vínculo materno, el olor de la madre, el latido de su corazón, el sonido de su voz, son cosas que reforzarán y fortalecerán el desarrollo de sus sentidos. Acostúmbrale a los sonidos típicos del hogar, las diferentes luces de las estancias, los distintos ambientes y olores. La llegada a casa es toda una aventura que puede convertirse en uno de los momentos más especiales de la crianza. Disfrútalo y confía en ti misma. Nadie sabrá mejor que tú lo que necesita tu hijo una vez hayan pasado los primeros meses. Disfruta el momento y confía en todo lo que sientes y en todo lo que sabes, que seguro que no es poco.

 

You Might Also Like

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *